Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

07/06/2018

El bertsolarismo y el canto improvisado ayllus de Marruecos, juntos en un recital

Maialen Lujanbio y Latifa Laaroussia actuarán el próximo lunes en Pamplona. A continuación, habrá una mesa redonda de expertos en el tema.

Las tradiciones orales del euskera y el árabe se encontrarán en un mismo recital el próximo 11 de junio. La cita contará con la presencia de la bertsolari Maialen Lujanbio, ganadora del Bertsolari Txapelketa Nagusia en 2009 y 2017, y Latifa Laaroussia, cantante de ayllus, poesía oral del norte de Marruecos. Ambas presentarán sus respectivas tradiciones y pondrán a prueba su capacidad de improvisación poética, y a continuación, se celebrará una mesa redonda con las protagonistas e investigadores internacionales expertos en bertsos y ayllus: en el caso del bertsolarismo participará Asier Barandiarán (Universidad del País Vasco); y en calidad de experta en ayllus la investigadora Sarali Ginstburg (Universidad de Navarra). La cita tendrá lugar en el Palacio Condestable de Pamplona, a partir de las 19:00, y contará con intérpretes árabe-castellano y euskera-castellano. 

La actividad está organizada por el Instituto Cultura y Sociedad (ICS) de la Universidad de Navarra y Mintzola Ahozko Lantegia, con la colaboración del Ayuntamiento de Pamplona y la Cátedra de Lengua y Cultura Vasca del centro académico. El recital se enmarca en el proyecto ORFORCREA del ICS, que desarrolla la investigadora rusa Sarali Gintsburg gracias a una Beca Marie Curie, una de las más competitivas de la Unión Europea. Se centra en las bases cognitivas de la creatividad en el arte verbal.

Maialen Lujanbio, natural de Hernani, es la primera mujer en ganar la txapela del Campeonato Absoluto de Bertsolaris (Bertsolari Txapelketa Nagusia) en 2009, título que revalidó en 2017 y es considerada por muchos como la mejor bertsolari del siglo XXI. Latifa Laaroussia nació en un pequeño pueblo cerca de Chefchauen (Marruecos) en el seno de una familia muy conservadora. A pesar de su vocación por el canto, su padre se lo prohibió y tuvo que esperar unos años para cumplir su sueño. Ha publicado una decena de discos y ha participado en programas de televisión en Marruecos.